Naturaleza

Sinfonía en naranjo

Las flores de caléndula anaranjada brillan intensamente bajo un cielo azul. Creciendo en nuestro jardín de plantas medicinales en Schwäbisch Gmünd, en el sur de Alemania, absorbieron mucho sol. Ahora están listas para combinar su fuerza de curación y compartirla con las personas y la naturaleza.

Cuando los primeros rayos del sol iluminan el cielo, nuestros jardineros y sus ayudantes comienzan su trabajo. El rocío de la mañana acaba de evaporarse en el aire cálido del verano. Con las cabezas bajas, las cosechadoras mueven sus manos rápidamente entre las plantas. Fila por fila, alcanzan las flores grandes y abiertas y las arrancan suavemente del tallo.  Las flores más pequeñas se dejan para que absorban más sol y continúen creciendo, antes de que ellas también maduren. Las flores de caléndula brillan tanto que es una verdadera sinfonía en color naranjo. Antes de que el calor del mediodía haya llegado para disminuir sus preciosas propiedades, todas las flores ya fueron recolectadas a mano.

"La caléndula es particularmente fuerte y vital por la mañana."

Michael Straub, director de nuestro jardín de plantas medicinales en Schwäbisch Gmünd, en el sur de Alemania

Su flor tiene un gran poder

Michael Straub

Al igual que sus parientes en la familia Asteraceae (girasol), la caléndula se multiplica rápidamente y profusamente. Si el clima lo permite, en solo diez días las semillas brotarán y exuberantes hojas verdes serán coronadas por flores de discos radialmente simétricos. Como una planta fuerte y extensa, la caléndula estimula el proceso de curación de la piel en el caso de heridas o irritación. Con sus capacidades de regeneración y protección, la planta juega un papel clave en muchos de nuestros productos.

La caléndula le enseña a nuestra piel a regenerarse rápidamente

Sus compuestos activos, incluidos los carotenoides y los flavonoides, fortalecen la piel contra las influencias externas. Los productos que contienen extracto de caléndula son especialmente adecuados para la delicada piel de los bebés y los niños.

La planta originalmente proviene de regiones más cálidas en el norte de África, donde sus flores se extienden hacia el sol en el borde de las montañas del Atlas. Hoy, la caléndula también se siente cómoda en climas más fríos a dos mil kilómetros más al norte, donde prospera en nuestro jardín en Schwäbisch Gmünd a solo 450 metros sobre el nivel del mar.

Su bienestar es responsabilidad de Thomas Schildenberger, como líder del grupo de ciencias agrícolas de Weleda y responsable del compostaje. Durante casi dos décadas, se ha asegurado de que el suelo de nuestro jardín sea saludable y rico en humus, con abundantes nutrientes orgánicos y una textura fina y quebradiza. Schildenberger utiliza las mejores semillas posibles recogidas de los propios campos de Weleda que evalúa mientras están en plena floración antes de que las flores se cosechen y trillen. Fila por fila siembra cuidadosamente las semillas de caléndula curvadas y oscuras, asegurando que no se enreden entre sí.